Durante años se esperó la posibilidad de poder adecuar, fijar o modificar las plantas del personal municipal. Éstas se establecen por ley y se impulsó una especial que permitió que la Ilustre Municipalidad de Limache pudiera aplicar este proceso de fijación de la planta de personal.

Para llevar a cabo este proceso, la ley establece una serie de formalidades y requisitos. En este aspecto, el Municipio se asesoró con una consultora que ha trabajado con diversas municipalidades de Chile en la confección de su planta y, en esa misma línea, se generaron hitos que son parte de la normativa.

Se creó un comité bipartito conformado por representantes de los funcionarios municipales elegidos en asamblea, sumado a directivos que personificaban a la administración. Juntos revisaron las propuestas de la consultora para, finalmente, opinar respecto de esas posibilidades.

El centro del proceso fue que la planta municipal fuera financiable para así cumplir con las expectativas propuestas.

El primer consenso tuvo que ver con los recursos y el segundo con los efectos de la planta que tienen que ver con cambios internos que son interesantes y positivos para el funcionamiento de la Municipalidad.

La planta existente databa del 2004 y no había tenido ninguna actualización entre medio, siendo que con los años han ocurrido variados sucesos como la creación de nuevas leyes y exigencias ciudadanas, transparencia, indicaciones de Contraloría, entre otras cosas. Esto hace que la planta tenga que adaptarse a los tiempos actuales.

Después de mucho tiempo, se logró presentar esta planta, que es un trabajo en conjunto con los funcionarios y que fue debidamente aprobada por el Concejo Municipal por unanimidad. Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo también dio el visto bueno y, posteriormente, en una visita realizada por el alcalde y los representantes de los funcionarios a Contraloría, la entidad tomó razón sin hacer observaciones y ya se encuentra publicado en el Diario Oficial de la República de Chile, terminando la etapa final del proceso del reglamento que fija la nueva planta.