Luego de 20 años de tradición, el alcalde de la comuna tomó la decisión con el fin de garantizar la seguridad de sus vecinos y vecinas.

Tras el estallido social que se ha prolongado por más de un mes en el país, las ciudades cercanas a Limache han vivido complejas situaciones en materia de seguridad y orden público, poniendo en jaque todo tipo de actividad de carácter masivo tanto en la región como a nivel nacional.

Dado este contexto es que, Daniel Morales, máxima autoridad comunal, ha tomado una “decisión difícil, pero necesaria” como señala, indicando que “nos gustaría que las tradiciones se mantuvieran permanentemente activas en una ciudad y que las viviéramos a plenitud como lo hemos hecho todos los años. Sin embargo, este no es un año normal, escuchando a mucha gente y sosteniendo diversas reuniones hemos tratado de empatizar dialogando con nuestros vecinos y vecinas quienes han puesto como centro de la atención el concepto de seguridad”.

Una vez realizado el anuncio de la suspensión de la ya tradicional fiesta de Año Nuevo de Limache, el edil comunicó a los vecinos y vecinas de la comuna cómo se redistribuiría el dinero destinado a la celebración, que alcanza una cifra licitada por $34.950.000.

Al anterior monto se sumarán $3.000.000 de aporte municipal, logrando un total de $38.000.000 que se repartirán en cuatro líneas de acción muy importantes para la ciudad:

En primer lugar, se destinarán $9.000.000 a familias que tengan pacientes en situación de postrados registrados a través de un catastro ya realizado, llegando a una cifra de cerca de 180 personas en dicha condición.

En una segunda instancia, otros $9.000.000 serán entregados a vecinos o vecinas que se encuentren cesantes mediante cajas de mercadería especiales para la temporada navideña. Durante octubre y noviembre alrededor de 150 personas quedaron sin trabajo en Limache, dada la contingencia nacional.

Como tercera línea de acción, el Municipio derivará $10.000.000 en una obra social propia de la comuna: la Obra Don Guanella que trabaja con jóvenes y adultos en condición de discapacidad cognitiva. Este aporte será una ayuda directa a los problemas de alimentación, movilización, necesidad de profesionales y ayuda técnica que requiere la institución.

Finalmente, $10.000.000 serán designados a la organización TEA Unidos Limache que integra a cerca de 100 niños y niñas con trastorno de espectro autista y que necesitan diferentes apoyos técnicos, medicamentos, una sala de estimulación, profesionales, entre otras cosas.

Una vez declarada la redistribución de estos fondos, el alcalde de Limache, Daniel Morales agregó que “las organizaciones que van a ser beneficiadas estarán muy agradecidas, estamos hablando de familias que normalmente no se han manifestado en las calles, que no tienen apoyo directo en ninguna de las políticas sociales que hoy se discuten y que creemos que lo necesitan de manera contundente”.